divendres, 12 de novembre de 2010

DICTADO

Convinieron viajar por la noche  y en automóvil. Era lo prudente. Cuando cesó el tráfico, Derreca aparcó justo al portal y subió a recojer-la. Ella no dijo nada.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada