DICTADOS


Estrella y yo compramos una alfombra. Tuvimos que cambiarla porque era muy grande. Mi primo Gabriel se atragantó mientras comía un plátano. Desde entonces no los come de buen grado.